Hazte fan nuestro en Facebook Síguenos en Twitter
Idioma actualTraducir a este idioma
0 artículos
0,00 €
  • Agustín García Calvo
  • Agustín García Calvo (1926-2012)
  • Agustín Esquema del Lenguaje - Ella
Inicio » Noticias » COLUMNA - Un amigo, por Félix de Azúa
26.09.2017

COLUMNA - Un amigo, por Félix de Azúa

 COLUMNA -  Un amigo, por  Félix de Azúa

Foto de Jesús Uriarte. 12 de Mayo de 1980 Zorroaga, San Sebastián. 

Porque los idiomas no son el lenguaje, sino un modo de estar en el mundo que manipulan los tiranos para arrodillarnos ante una identidad

26 SEP 2017 - 00:00 CEST

Félix de Azúa

Publicado por El País. Disponible en : https://elpais.com/elpais/2017/09/25/opinion/1506349662_094310.html

Yo quería titular esta columna Un maestro,pero me dio apuro el rebote que se pegaría Agustín García Calvo bajo las malvas y el susto de la gente que podía estar paseando por el cementerio. Porque era como los antiguos maestros de pueblo que querían apartar de su beocia a cazurros como yo. Y también un amigo, aunque al final era tan furiosamente anarquista que ya no aceptaba ni eso. O así decía, pero luego era pura fratría.

Lo traigo aquí porque unos años antes de morir publicó 37 adioses al mundo (Lucina) en los que se despidió de 37 asuntos, elementos, instituciones o entes que habían amargado su vida. Uno de ellos era el que hoy nos ocupa. Así se titula el apartado: ¡Adiós, idiomas, callaos ya! Es bueno leerlo, aunque uno carezca de impulsos anarcos, porque es un juicio expresado por uno de los mayores pensadores españoles del siglo XX. Si bien su especialidad eran las lenguas clásicas, Agustín fue uno de los lingüistas más audaces de su tiempo. Así pues, un hombre que conocía como nadie los laberintos lingüísticos, que había escrito abundante poesía y teatro en verso, que se distinguió como traductor levantisco, al final de su vida llegó a aborrecer los idiomas.

Porque los idiomas no son el lenguaje, sino un modo de estar en el mundo que manipulan los tiranos para arrodillarnos ante una identidad. Algo, para Agustín, abominable, pero indispensable para los ultras de derecha e izquierda. Él vivió el chantaje de los idiomas en la España de la Transición y la estrechez de una pobre gente necesitada de identidad. Como aquel nacionalista andaluz que en un congreso sobre el asunto exclamó atribulado mirando con arrobo a los catalanes: “¡Ustedes no saben lo que es vivir en un país sin idioma propio…!”.


¡Adiós, Idiomas! Calláos ya
 
Tendré también al fin que separarme de vosotras, lenguas de Babel, idiomas más o menos oficiales, jergas de sociedades, lenguas de pueblos distintos y confusos, también vosotras, lenguas artificiales de cálculos matemáticos, de escritura de la música... Tanto como he disfrutado a ratos con vosotras, lengüecitas peculiares, toda la vida estudiando vuestros intríngulis fonémicos y sintácticos, jugando a ver lo que se podía traspasar de la una a la otra y lo que no, en cuánto érais diferentes y en cuánto parecidas, desenredando tramas y urdimbres de vivas y de muertas, hasta las que tratábais de ser esperantos u otras lenguas universales, y lenguajes de sordomudos y escrituras de ciegos o de maquinitas, y hasta lo que pudiera haber de idioma en los ensueños y los idiolectos de cada uno de los micos parladores que me venían a los oídos o al menos a los ojos.
 
Pero de todos vosotros he de alejarme, idiomas, algo harto de vuestras diversidades, no sé si pesaroso de haberme divertido tanto con vosotros. Porque, al fin, lo que sois es eso: idiomas, idiosincráticos, idiotas como manda Dios, a quien Le gusta mucho que las gentes sean diversas y tengan sus propias lenguas, no haya peligro de que una lengua común descubra la falsía de Sus Leyes. Ésa era la condena de Babel: confusión por la distinción.
 
Saben ya los hombres que tener una lengua propia es la garantía más sólida del ser de cada uno, de su identidad. Y así, traidoras, habéis confundido con el pueblo verdadero (éste que no existe, pero rebulle, populus, incontable como el meneo de hojas de los álamos) los tristes pueblos de la Historia; y así contribuíais a trazar fronteras entre pueblos, a costituir patrias y hasta estados, provocando de paso guerras de unos con otros, que en el fragor se olvidara la simple verdad que late por lo bajo y rompe a veces por boca de esclavos o prisioneros: que el pueblo no tiene patria.
 
Y así, por el mismo engaño, por vuestra idiomaticidad, idiomas, confundíais lo que es lengua de veras con las jergas y germanías de chulos o de filósofos, científicos, periodistas, chácharas nacionales o personales, literatura, estilo y opiniones, y su libertad de espresión, el truco más mortífero del Poder: pues cuantos más idiotas se espresen, menos peligro de que suene la voz del pueblo.
 
Érais unas prostitutas, lengüecitas de Babel, agentes de prostitución, al contrario que la lengua: porque vosotros, idiomas, os dejáis comprar y vender, y ahí tenéis el negocio, por ejemplo, de "aprenda usted de una vez inglés", y el negocio de hacerse culto, de adquirir un vocabulario de cultura, que mueve dinero, que es dinero; pero la lengua no es de nadie: es para cualquiera, la sola máquina gratuíta; y eso era el gran peligro para el Señor de Patrias y Culturas. Y, mientras sois, idiomas, cosas que uno maneja (o su Academia o sus capitostes nacionalistas), cosas de conciencia y de voluntad, en la lengua de verdad no manda nadie: mana de la sabiduría soterraña de lo olvidado. En ésa no habla uno: SE habla sencillamente.
 
Y así sois vosotros, idiomas, el sostén de la Realidad: pues la Realidad es el vocabulario de cada uno de vosotros, idiomas de cada tribu: lo de más abajo, la maquinaria gramatical, no la conocen ni personas ni conquistadores ni filósofos. En cambio, el vocabulario lo manejan, y ¡cómo! -bien lo sabéis vosotros, sinvergüenzas: con eso se fabrica la Realidad de cada tribu, de cada sistema político o científico, falsa de distintas maneras, falsa siempre.
 
Surgió el verbo entre nosotros (surge cada vez que cae un niño de entre las piernas de su madre en el barullo de vuestros tejemanejes idiomáticos), y todavía acudió el día de Pentecostés, día del revesamiento de Babel, a las pobres cabezas de los discípulos el don de lenguas, de ya no más idiomas. Y así me enredásteis también a mí, y así me he pasado la vida jugando a descubrir en vosotros, y vivos y muertos, la herida siempreviva de lo común.
 
Pero ya me callo. Ahí os dejo, con mi firma, la persona que criásteis, idiomas falsos, a la que le dísteis su nación, su estatuto y su cultura condicionando la voz que le brotaba de lo oculto, modulándola a vuestros silabeos y prosodias y sintaxis particulares. Pues ahí os la dejo, que ya ha cumplido su servicio. Calláos ya, y dejad que hable el que sabe. Yo en verdad no soy de ninguna lengua: yo soy común, y, en medio de las guerras de los hijos de Babel, yo nunca muero.
 
Agustín García Calvo, 37 adioses al mundo
  • Tuenti
  • Linkedin
  • Recomendar este sitio web
Copyright © 2017 Editorial Lucina S.L. - Precios IVA incluído
Rúa de los Notarios 8
49001 Zamora (España)

Tlf. y Fax: +34 980 530 910
Contactar

Este sitio utiliza cookies para ofrecer una óptima navegación. Al hacer uso del mismo, se acepta el uso de las cookies. Más información

Continuar