Hazte fan nuestro en Facebook Síguenos en Twitter
Idioma actualTraducir a este idioma
0 artículos
0,00 €
Buscar
  • Agustín García Calvo
  • Agustín García Calvo (1926-2012)
  • Agustín Esquema del Lenguaje - Ella
Inicio » Tertulias del Ateneo » Tertulia Política número 225 (14 de Abril de 2010)

Tertulia Política número 225 (14 de Abril de 2010)

Tertulia Política número 225 (14 de Abril de 2010)

Agustín García Calvo

Ateneo de Madrid


 

Tertu225-14-4-2010
Descargar (Botón derecho)

 

 

TRANSCRIPCIÓN:

 

Recordáis en lo que estábamos, que dicho de manera así algo simplificada consistía en descubrir cómo la Ley del sí o no se impone sobre la Ley del más o menos, es decir, cómo los entes ideales (a los cuales pertenece esto del sí o no, del ser lo que es, y luego los de ‘todo’, ‘nada’, los números...), se imponen sobre la Realidad sin existir, rigen lo existente, la Realidad, cómo esta Ley del sí o no sobre el más o menos se nos impone a cada paso.  Y hacíamos notar que lo que la Ciencia hace después, encima de eso, no es más que una prolongación de lo que ya en la vida corriente se hace, donde continuamente estamos condenados a equivocar el sí o no con el más o menos, el muchos muchísimos con el todo, el pocos poquísimos con nada, y esto que se hace hablando en la lengua corriente por esageración diciendo ‘todos’ cuando se harta uno de decir ‘muchísimos’ y demás, es lo que la Ciencia hace de una manera formal como sabéis, es decir, utilizando las Matemáticas al servicio justamente de la Ciencia; de la Ciencia de la Realidad, no hay otra Ciencia, porque como sabéis Realidad es lo que sabemos () más o menos.  Son las cosas, pero las cosas, y entre ellas nosotros como un tipo de cosas nada más, las cosas están ya organizadas, y a eso se llama propiamente Realidad, existencia, y están condenadas a la doble Ley: la Ley que viene de lo Alto, que es seguir siendo uno el que es, que la cosa siga siendo lo que es, lo cual nunca puede ser verdad, y contra esta Ley una contraley, que es la de cansarse justamente de cumplir la Ley de ser o no ser, de sí o no, y abandonarse perezosamente al dejar de ser, a ver qué pasa. Esto era como un resumen de lo que hemos estao viendo de manera más concreta estos días. 

No olvidáis, para recordar cómo esto aparece también en la lengua corriente, los versos de Don Sem Tob que os recordaba el otro día: “el día de yer tanto/ alcanzar lo podemos,/ nin más nin menos, quanto/ oy mil años fariemos”.  Y antes ha dicho: “Tan lueñe está yer/ comm’ el año passado./ A quien ha de seer/ de feridas guardado// tanto val’ un escudo/ entr’ él e la saeta/ commo que tod’ el mundo/ entr’ él e ella meta”.  Y después de decir que igual podemos alcanzar el día de ayer, que el día de hoy hace mil años (ahí veis aparecer cómo recuerda la Ley del sí o no, que se carga cualesquiera diferencias cuantitativas, como la diferencia entre un día y hace mil años), después añadía esto, que tal vez requiere pensarlo un poco más: “nin por mucho andar/ alcanza s’ lo pasado, (no por mucho andar, no por mucho moverse, se alcanza lo pasado),/ ni s’pierde (ni se pierde), por quedar,/ lo que non es llegado”, lo cual es una declaración directamente en contra el Régimen aunque venga de tan lejos, de este castellano viejo: lo mismo que por mucho que se mueva uno no se alcanza lo pasado, tampoco “por quedar”, por quedarse quieto, se pierde lo que no hay.  Para perderse algo tiene que haberlo, de manera que eso es el Futuro: “ni s’pierde por quedar/ lo que non es llegado”, lo que no ha llegado.  Ya sabéis que nuestras vidas están condenadas justamente a vivir donde sólo viven los muertos, a vivir en cierto sentido a la muerte, puesto que la inmensa mayoría de nuestra vida consiste justamente en creencias y cálculos respecto a lo que va a venir, y consecuentemente también registros (no memorias vivas, que ésas están pasando ahora mismo, sino registros, fechas), de lo que ya ha pasado.  Por ahí iba la cosa, y supongo que los que estabais habréis encontrado maneras de rebatir, de intentar aclarar esta cuestión del juego entre la imposición del sí o no (“o lo hirío o no lo hirió; que la flecha pasara a un dedo es lo mismo que si pasara a una legua lejos de él”), el juego de la imposición de esto con esa otra manera de la Realidad que insiste en que no hay más que más o menos, que de verdad no hay ni sí ni no, sino más o menos. 

Ya recogeré las reflexiones que os hayan venido, pero antes ha habido un incidente que os voy a referir, que es que un grupo de ingenieros del conocimiento.....  No sé si todos sabéis a qué alude eso: ingenieros del conocimiento vienen a ser un derivado de los ingenieros de la comunicación, es decir, de las artes informáticas, de las maneras de conseguir que, como ellos dicen, ‘un cerebro artificial’, un robot, pueda reproducir las habilidades que un cerebro corriente hace; con lo cual de paso (aunque esto ellos no lo dicen), se consigue que el cerebro llamado natural se ajuste lo más posible a las posibilidades del cerebro artificial, del otro agente, del robot.  Esto está tan claramente en la línea de lo que el Régimen manda, que me parece que no hay por qué insistir mucho en ello: esto es lo que está al servicio del Poder, del Régimen que hoy padecemos, de la manera más clara.  Pues unos de estos ingenieros del conocimiento en León consiguieron desatar en los Medios corrientes, en los periódicos, principalmente de Castilla León, una serie de noticias en las que declaraban su rechazo de las Matemáticas, porque las Matemáticas, según dicen los comunicados de Prensa, tratan con cosas como infinito, y con cosas (porque lo confunden todo) como nada, o como cero, o como límite, y que esas cosas molestan mucho, pueden ser perjudiciales pedagógicamente, en la Educación, en la enseñanza de las Matemáticas, y desde luego son claramente perjudiciales para los que están trabajando en este tipo de Informática y en la creación de una ‘software’, una colección de programas que vayan destinados a lo que os he dicho.  Bueno, pues éste fue el incidente.  Es un poco escandaloso, y no sé si merece la pena dedicarle tanto tiempo como le vamos a dedicar, pero me interesa mucho saber cómo lo recibís.  Voy a hacer como si recibierais una página de estos periódicos en donde suscitaron el escándalo, y me importa ver cómo los que habéis andado metidos conmigo hace ya muchos años en esto y los demás se toman una noticia semejante.  Ésta es la noticia tal como se la comunicaron primero a Joaquín Erviti, que me parece que no está de momento entre nosotros, pero que llegará, y que él nos trasmitió a José Luis Caramés y a mí, y Caramés se dedicó según costumbre a buscar otros muchos testos, entre ellos la amplia esposición del Programa de estos ingenieros de León pero para el caso, y para solicitar vuestro parecer, me voy a limitar a esta noticia primera tal como la recibió Joaquín Erviti.  Alguien que tenga ganas de leer, alguien que lea bien y que no necesite gafas ni nada, de manera que por ejemplo tú si quieres lee tal cual la página de periódico.  Oído, pues.

-“Domingo 28-3-2010.  Debate en León.  Investigadores de León detectan errores graves en las Matemáticas.  Estudian cómo transportar el conocimiento humano a los ordenadores.  “Las formulaciones matemáticas no casan con nuestras investigaciones”.  ¿Pueden las sacrosantas Matemáticas estar creando un mundo mágico y absurdo que nada tiene que ver con la Realidad?  El debate está abierto.  Un grupo de investigadores de la Universidad de León especialistas en Inteligencia Artificial e Ingeniería del Conocimiento capitaneados por el Decano de la Escuela de Ingeniería, Ángel Alonso, han detectado errores en las Matemáticas.  “Y graves”, advierten.  Como suele ocurrir en estos casos, el hallazgo llegó por serendipia, por casualidad:  Alonso y los suyos estudian la manera de transportar el conocimiento humano a los ordenadores, pero en su intento se encontraron con que algo no cuadraba: las Matemáticas.  Las Matemáticas tienen dos vertientes, la discreta, y la continua o simbólica.  La primera se basa en sus formulaciones en conceptos tangibles para el ser humano, mientras que la segunda usa conceptos tan poco abarcables por el cerebro como el infinito o la nada.  Es el mundo de los números reales, donde el punto no tiene dimensiones, y sin embargo la línea como sucesión de puntos tiene una dimensión.  Y es aquí donde surge la controversia: ¿es posible asimilar el infinito y poder trabajar con él?  Para Alonso y los suyos la respuesta es tajante: no.  “Nosotros estamos investigando en un nivel inferior a los matemáticos, porque nos centramos en las representaciones simbólicas, dado que necesitamos introducir en el ordenador los conocimientos.  Es un tema complejo, hay muchas dificultades”, explica: “cuando analizamos la esencia de las representaciones simbólicas y cómo afectan a la construcción del conocimiento, nos encontramos con que las formulaciones de la Matemática no casan con nuestras investigaciones”, continúa.  “Es más, chocan frontalmente”, asegura.  Una vez detectado el problema, Alonso y su grupo quisieron ir más allá: centrar la cuestión partiendo de la premisa de que las Matemáticas siempre necesitan de un agente ejecutor para crear conocimiento.  Es la Matemática del concepto de infinito, de que el punto no tiene dimensiones. “Es decir, que desde nuestro punto de vista introduce exageraciones”, dice, y sentencia: “creemos que contempla una cantidad de exageraciones desproporcionada, y que genera mucha violencia intelectual en la gente, porque intenta que se comprendan conceptos que consideramos que son incomprensibles, dado que no existen”.

A-Muchas gracias.  Supongo que os habéis enterao muy bien, de manera que ahora antes de pasar a más os voy a pedir que los que queráis me digáis de la manera que os vais tomando este suceso.  ¿Quién?  Especialmente los que me acompañáis hace tiempo yo creo que tenéis algo que decir sobre cómo os tomáis esto.  A ver.  Recibís esto en una hoja de periódico, os sueltan todas estas cosas, y ¿qué hacéis?, ¿cómo os las tomáis?  Esto es lo que me está interesando saber en este momento. 

-Yo para mi estos señores no tienen razón: el infinito existe y se maneja matemáticamente.

A-Veo que no estás muy acostumbrado a venir por aquí.  Existir se refiere a lo que he llamado Realidad, es decir, las cosas ya configuradas por imposición de entes ideales, de manera que existir para ‘infinito’ no tiene mucho sentido.  Una cosa que descubrimos aquí es que hay sin fin, y eso sin más pedanterías , pero que el infinito sea real o existente, no.  Se trata () maneras de recibir esto, la manera en que choca o no la noticia.  ¡Venga!

-A mí me choca el comprobar que plantean un sí o no incluso para la existencia o no existencia del infinito, y ya te ().  Tienen que contestar o que creo en el infinito o que no creo en el infinito.

A-No, es contra lo que se meten, las Matemáticas habituales y normales, que manejan cosas como infinito, que producen muchos líos, y que desde luego a ellos les estorba en lo de la costrucción de programas de Inteligencia Artificial.  Eso es lo que dice.  Luego lo que pasa es que confunden lo de infinito con lo de cero, o nada, y con lo de límite, que no sólo no son del mismo orden, sino que son del orden contrario, y les da lo mismo, el caso es meterse con las Matemáticas.  ¡Más, por favor!

-Las Matemáticas son complejas, y entonces podría darse que aparentemente sea mucho más fácil trasmitir el conocimiento a los ordenadores sin esa técnica tan compleja de las Matemáticas.  O sea, es como si les molestara, o sea, a mí no me parecen conceptos tan estraños.

A-Eso es lo evidente y lo que se os ha presentado: les estorban.   Después razonan también desde el punto de vista pedagógico, y incluso echan la culpa de las dificultades de cálculo de los niños en las escuelas a cosas como ésas, pero en fin, en todo caso lo cierto es que a ellos para la costrucción de programas, la costrucción de un software que sirva para su propósito de crear agentes de conocimiento, y por tanto de acción, que siendo artificiales correspondan con lo que ellos creen que pasa con los agentes corrientes, para eso evidentemente les estorba, eso está claro.  Yo lo que estoy preguntando es cuál es vuestra reacción.

-Sobre todo es que les estorba la diferenciación que pudiera haber entre posibilidades y probabilidades, porque en toda esta cuestión de la Informática lo que más se maneja son las probabilidades, en tanto que el concepto de la infinitud de posibilidades, eso es que les debe resultar muy espantable, como otro reino, otro mundo.

A-Sí, pero eso no es ninguna novedad, no debería dar lugar a noticia, porque ya las Matemáticas en su progreso, por lo menos las ramas de las Matemáticas que han progresao al servicio de la Ciencia, ya también convierten necesariamente las posibilidades sin fin en probabilidades; no hay otras maneras de cálculo, de manera que eso ya lo hacen las Matemáticas.

-Sí, pero esto es una aplicación de Física, o de Mecánica; lo que hacen ellos tiene que producirse en un córpus no te digo material, pero sí en programas.

A-Ellos tienen que hacer programas, ellos se han visto obligados a crear un....

-Y por lo tanto no es lo mismo que las Matemáticas, que a pesar de la domesticación del Infinito, pues sigue elucubrando, pero ahí no, ahí es que se ven en la aplicación de la receta, y claro, les estorba estas cosas.

A-Bueno, el rechazo que ha dao lugar a tanta publicidad del asunto, es un rechazo de las Matemáticas en cuanto que según ellos manejan cosas como Infinito y al revés: nada, cero, límite.  Eso es lo que les estorba para la costrucción de programas, y incluso para los programas han tenido que inventar, entre los muchos lenguajes ya que se han inventado en el campo de la Informática, un nuevo lenguaje, al que le dan su nombre, y que creen que es el que debe ser adecuado para el almacenamiento y la trasmisión de conocimientos acerca de la Realidad.  A ver si vais entrando en ello, venga.

-Sí, pero imagínate que no les molestara, sería sospechosísimo.  Imagínate que en el Congreso o encuentro éste no solamente no les molestara, sino que trataran de integrar esas cuestiones; sería para empezar a dudar de la posibilidad de verdad de todo lo que se

A-Es que nadie les mandaba integrar nada, ¿eh?   Ellos dicen simplemente que les molesta, y no se contentan con no integrarlo, con rechazarlo, sino que lanzan unas declaraciones en la Prensa corriente en ese sentido.

-Mi reacción primero es desconfiar de lo que diga un periodista, porque ellos no suelen entender de nada, y entonces reflejan lo que han pescado, y además lo hacen de manera un poquito chocante para que sea más interesante. Eso lo primero.  Luego es cierto que los que manejan o manejamos ordenadores nunca tenemos infinitos dentro.  Para defenderlos si es posible a ese grupo, uno en la vida corriente nunca necesita saber nada esactamente, sino sólo aproximadamente; es decir, con saber algo con suficiente aproximación, pues entonces nos basta para vivir en todas las cosas, salvo para un placer intelectual, pero para una hora, para un sitio, hace falta saberlo con una cierta precisión, y no demasiada.  En ese sentido entonces los ordenadores sí que pueden acercarse tanto como se quiera, llevando más tiempo digamos, a ese conocimiento concreto que en la vida corriente manejamos.  Entonces es cierto que en un ordenador no se puede tener un infinito, pero se puede tener una manera de llegar tan cerca como uno quiera, empleando Dinero y Tiempo, a algo, y por lo tanto no veo contradicción.

A-Pues casi nada.  Bueno, respecto a tu primera parte, gracias a Caramés tengo aquí una serie de rollos de diferentes publicaciones periodísticas, donde las declaraciones en el sentido que habéis oído se repiten, y muchas veces como citas literales, de manera que poca duda cabe de que estos señores lo han dicho.  Además, he tenido la paciencia de leerme su artículo, donde ellos esplican su procedimiento, su lenguaje, sus métodos y todo eso, en el cual no hablan de Matemáticas para nada.  De manera que....bueno.   En cuanto a lo segundo, estamos justamente trayendo esta cuestión de la imposición del sí o no con respecto a la Realidad, y como recordé también acudiendo a Don  Sem Tob, la Ciencia cuando desarrolla justamente una Matemática en que las posibilidades se vuelven probabilidades, y donde se acude al paso al límite, por el cual justamente el más o menos se convierte en un sí o no, el acercarse al cero se convierte en cero en las medidas en que el cálculo lo exija, todo eso se da ya ahí.  Lo de la aproximación que dices efectivamente es lo que rige en la vida corriente, y cuando se exagera y se dice ‘todo’ o se dice ‘nada’, pues nadie se molesta mucho, porque sabe que quiere decir muchísimo, poquísimo, y que se cansa de seguir acercándose a todo o nada.  Lo malo de un lenguaje de ordenador, como de otros lenguajes formales, es que él no puede crear conocimientos aproximativos: él puede en la práctica acercarse más o menos o fallar más o menos, pero de ninguna manera se puede crear para el ordenador o para el robot un lenguaje que consista en piezas difusas, de más o menos; tienen que ser piezas, como en cualquier otro lenguaje formal, con su nombre, con su decisión, y naturalmente introducir al lado de ellas los números, que en el caso de la Informática serán números efectivamente del tipo de la serie de los números, de los dígitos y de los obtenidos por vía digital, por la mera oposición entre sí y no.   Evidentemente para estos números, que son los que un ordenador puede emplear, cualesquiera cosas como los números reales que la Matemática por otro lado ha desarrollado, pues es, más que un estorbo, una impertinencia, es que no viene a cuento; lo importante es que se trata de crear una Inteligencia Artificial para que después la natural se ajuste más o menos a ella en una segunda intención, y un lenguaje que sirva para que un agente, un agente artificial, pueda almacenar, relacionar, conceptos (ellos mismo emplean el término ‘concepto’), conceptos bien establecidos en mayor o menor número, y junto con el uso de los números digitales dar cuenta ante una situación de qué es lo que está percibiendo el agente, el ordenador.  Se enfrenta como cualquiera: un robot tiene que enfrentarse con una Realidad; que de por sí no está más que muy deficientemente ordenada por sí o no, pero para percibirla y poder usarla desde luego el robot tiene que reducirla a cuestiones de términos determinados y cuantías determinadas, eso es....

-Bueno, perdona, hay muchas cosas ahí: primero se ha manejado hace unos años el concepto de Lógica Borrosa, en la que una cosa pertenece a una cosa más o menos, o con una probabilidad mayor, o con un 0,9 de pertenencia.  Primero eso se puede hacer muy fácilmente en un ordenador, y cualquier robot, por ejemplo un robot que tenga ojos y que vea digamos, o que reciba imágenes, entonces es muy fácil establecer una serie de pautas de análisis por las cuales él puede llegar al sí o no de moverse o no moverse, pero lo que percibe puede percibirlo con una cierta vaguedad.

A-Y decidir. 

-Si a uno por ejemplo empiezan a darle golpecitos, entonces él se puede digamos ir como un gato alarmando a medida que recibe golpecitos, y “me parece que esto va a ser peligroso”, en un momento dado tendrá que decidir, como cualquier ser humano, “me voy”.

A-¡Eso!

-Bueno, pero eso es normal.

A-Eso es lo que va a hacer de una manera, pero mejor que los seres humanos, una Inteligencia Artificial: decidir.  Notad que toda esta enorme industria de la Inteligencia Artificial está destinada a la toma de decisión, para que percibáis hasta qué punto esto es una fidelidad estrema al Régimen, que quiere que la vida sea eso.  A la toma de decisión: efectivamente puede hacerse como nos has esplicado, gracias, de maneras lo más sutiles que se pueda el almacenamiento y el reconocimiento de objetos, pero hay que llegar a una decisión; todo ello para llegar a una decisión.  El fin está rigiendo el principio.  Ya estoy diciendo más de lo que quería, porque yo quería que entre los que me acompañan hubieran surgido más diversidad de voces.  Las espero todavía.

-Lo más alarmante que yo veo es eso que dice de que el concepto de infinito es de una violencia intelectual inasumible.  Eso me parece que ya lo define.

A-Bueno, pero yo digo que eso no es propio de estos señores, ¿eh?: la Matemática en su progreso desde que tenemos noticia no ha tratado de otra cosa más que de domesticar al infinito, meterlo en casa, de manera que esto no es ningún hallazgo de ellos, no.  La verdad es que mi sospecha es que lo de meterse con las Matemáticas es una cosa que la han hecho solamente para armar el escándalo, que no les hacía ninguna falta, pero dejémoslo de lado.

-Que cuando decías antes que qué reacción nos provocaba la noticia, pues es que cuando se dice que hay errores en las Matemáticas, pues impresiona, y dices ¿cómo va a haber errores en la Matemáticas, que son Ciencias esactas? ¿Y por dónde va eso de los errores? Pues la incomprensión, o sea, no se pueden comprender ciertos conceptos, y insisten en eso, en la falta de comprensión, y entonces es como crear un lenguaje que comprenda, y un lenguaje que crea una Inteligencia Artificial, y es la impresión primera que me ha causado, lo de los errores, y esa falta de comprensión sobre esos conceptos de infinito y todo y límite.

A-Lo de los errores tal vez es del titular del periodista; ellos de lo que hablan es de que las Matemáticas estorban, dicen ellos, y no es por la incomprensibilidad de lo de infinito, sino porque efectivamente introducen en los líos cálculos que para su propósito son inútiles.  Por ejemplo los números reales efectivamente, pues claro, son un estorbo, no tienen nada que hacer los números reales, y eso de los puntos que son puntos pero no son nada, y al mismo tiempo que en fila de puntos pues hacen una línea.  Esas cosas llevarlas al ordenador se supone que no les hace falta, es impertinente, no viene al caso, y eso es lo que rechazan. Pero el caso es que este intento está dirigido en el sentido ése de que tienen que procurar una Inteligencia Artificial que sirva para los tratos de la gente corriente.  Ellos se colocan a la cabeza del Progreso, y el Progreso va en el sentido del Fin.  Aquí ya sabemos que Fin quiere decir Muerte, si no, ¿pa qué estamos en esta tertulia política?  Va en el sentido de el Fin, de conseguir de una manera cada vez más lograda eso; no se dan cuenta de que el que ellos estén sentados en esos despachos y haciendo las cosas con ordenador, es una cosa que se la deben en gran parte al desarrollo, desde el 19 sobre todo, de la propia Matemática poniéndose al servicio de la Ciencia, sin la cual no podrían haber llegado ni siquiera a disponer de nada de esto.  Lo olvidan, eso ya ha pasao; una vez que hemos venido a la fase de la Ingeniería del Conocimiento ya eso no les hace falta, y la Ingeniería del Conocimiento efectivamente pretende ser para el uso corriente: en definitiva, por decirlo un poco c0n caricatura, un robot tiene que ser un cocinero por ejemplo; tiene que ser un cocinero, es decir, servir para lo que las gentes están obligadas a servir, pero mejor; mejor, y además con la ventaja de que no tiene que andarse muriendo mañana, ¿no?, lo cual desde el punto de vista del ordenador por lo menos es una gran ventaja, aunque tal vez eso no se aproxima a lo que a nosotros se nos vende como Inmortalidad.  Pero bueno, la cosa va en ese sentido, y entonces están destinados estos entes, estos agentes artificiales, a servir a la vida tal como es, es decir, como nos la venden, no a otra cosa.  Están destinados a eso.  Si a alguno le quedan todavía algunas sospechas, algunas dudas de que podía haber una vida que no fuera ésta que nos venden, pues tendrá que guardárselas y reconocer que la vida es ésta, la real, la que está obtenida por la admisión de inesactitudes como si fueran un sí o no, la que vive de aproximaciones, pero aproximaciones reducidas a números y todo eso, ¿no?  En ese sentido presentaba la cosa como un caso de servicio al Régimen en grado estremo.  ¿Qué más?

-¿No podría decirse que a lo mejor las Matemáticas lo que intentan es definir una Realidad también?  ¿Por qué definir el Infinito?  ¿Por qué definir un punto?  ¿No podrían utilizar esos científicos otra técnica al margen de las Matemáticas, que de hecho permita identificar los sentimientos, como se dice ahora, que te pondrán unos electrodos o algo y te sabrán reproducir esactamente el cerebro humano?  A lo mejor si las Matemáticas van directamente al grano.  Vamos, a definir el conocimiento más directamente que con las Matemáticas; las Matemáticas pueden ser una interferencia; puede resultar más fácil.

A-La verdad es que me he armao un poco de lío en las cosas que has sacao una detrás de otra.

-La Matemática también es una definición de la Realidad, es una técnica.  ¿Por qué definir el infinito?  ¿Por qué definir un punto?  ¿Por qué definir una línea?  Entonces, si estos señores dejan al margen las Matemáticas, tal vez ellos conozcan otra técnica que vaya más directamente al conocimiento en sí.

A-Bueno, seguramente es que no nos hemos oído bien, ¿eh?  Ya he dicho que el desarrollo de las Matemáticas mayoritario ha ido justamente al servicio de la Ciencia, es decir, de dar razón de la Realidad que nosotros aquí en la tertulia no hacemos más que descubrir como fruto de una falsa Fe y sin ningún fundamento más allá que sí misma, y estos señores no se dan cuenta de que esas Matemáticas iban justamente en el mismo sentido que ellos.  Que ellos puedan crear cosas todavía mejor y más rápidamente adaptadas a las necesidades de la vida que nos venden, no cabe duda, pero no sé qué tiene que ver con el asunto.  ¡Más, por favor!

-De todas formas por ejemplo un niño pequeño de repente se encuentra en un encerado con una demostración algebraica por ejemplo, en el encerado negro con tiza blanca, y como que cierra los ojos y de repente lo que ve en el lado derecho de igualar es cositas, y en el lado izquierdo razonamientos, y entonces es como si realmente parece que de la Matemática salen las cosas.

A-No sé de qué niños nos estás hablando.

-En este caso de una niña, que me he dado una jartá de encerados con algebraicos.  Una de mis primeras imaginaciones que tenía cuando veía todas esas cosas escritas en tiza sobre el negro es que la primera parte, sí, eran todas esas cosas, pero que eso era idéntico, o un igual, a cosas: aviones que despegaban, turmix que funcionaban (no había turmix entonces, pero había alguna lavadora ya primitiva), es decir cosas físicas, un coche que se movía.... en el lao derecho, es decir, esta trasformación es casi como una tendencia a incluir, a trasponer a la físis todas esas cuestiones que pudieran ser atracciones.

A-Bueno, habrá que perdonarte, Isabel; has inventao mal, falsificando: nunca te puede haber pasao la cosa tal como la has dicho; nunca te puede haber pasao eso, va justamente en contra de lo que pasa: lo normal es que si a un niño le presentan una igualdad, una ecuación cualquiera, se tome lo primero como lo dado, lo que le han dado, y luego el igual como el razonamiento, y del lado derecho el fruto del razonamiento.  Parece como si no te hubieras molestao ni siquiera en recordar mi famosa ecuación de la que partía en el libro de los números, que justamente ponía eso de relieve; lo de ‘ecuación’ está dicho en broma, pero para tu caso sirve.  Eso era “a+a=a”; ésa era la cosa, de manera que en el lado izquierdo parece que se presentan las cosas tal como suelen presentarse, pues aproximadamente iguales pero no iguales del todo, (a+a), y cuando se produce el razonamiento, el resultado viene a dar “a”, es decir, donde se ha anulado la diferencia entre las dos cositas que había a la izquierda, y se las ha reducido a un concepto general.  Te lo perdonamos, y seguimos recogiendo más cosas; te lo perdonamos, porque la gente te tiene mucha simpatía aquí en la tertulia, y si la gente te lo perdona, yo también.  Venga, a ver.

-A mí me resulta sospechoso de esa gente lo del infinito, que no les sirve el infinito, que hay que eliminarlo porque no lo pueden reducir a un lenguaje real, a un lenguaje informático.  Lo primero es que el infinito, el sin fin, se siente de alguna manera, con lo cual por algún sitio o está, o saca de la Realidad, claro, el sin fin, y claro, parece que lo que les molesta son las cosas que no pueden convertirlas en lenguaje informático, con lo cual eso es sospechoso.

A-A mi lo que más sospechoso se me hace de toda esta campaña, es que nadie les mandaba que se dedicaran a tal cosa: ¿quién coños les había mandao, a un creador de Inteligencia Artificial, que se dedicara a tratar con el infinito?  No tenía por qué, podía habérselo dejado de lado. 

-Quieren eliminar todo lo que no se puede...

A-No, no, pero que no tenía por qué ocuparse de ello; es decir, que efectivamente es incomprensible la noción de punto, y que una serie de puntos pueda ser una línea es incomprensible, pero ¿quién les mandaba ocuparse de eso?  Es lo que me hace a mí sospechar que todo este jaleo lo han montado en León, y en Castilla León, pues para hacerse notar, porque la verdad es que su industria, tal como la esplican y yo me he leído en todos sus principios, está entre otras muchas que andan por el mundo ya hace años, entre otros muchos centros de industria de Ingeniería Artificial, y entonces es me sospecho la necesidad de hacerse notar con un escándalo lo que les ha llevado a sacar esto de contra las Matemáticas, que no tenían necesidad.

-A mí se me ocurre que la carencia principal para una máquina de aceptar estos conceptos es la Fe, que a una máquina es muy difícil infundirle una Fe para tragarse ‘infinito’, un punto......

A-No, ni le hace falta; a una máquina la única Fe que le tienes que trasmitir es la Fe en el propio conocimiento, en la seguridad del propio conocimiento almacenado, la Fe en que su memoria puede recorrer listas enormes de números en pocos segundos, y que por tanto puede así dar lugar a una decisión; es la única Fe que a la máquina se le trasmite, y ésa es la Fe que se nos quiere trasmitir a nosotros, ¿eh?, no otra distinta, no una Fe en lo infinito ni nada, que ni siquiera puede ser objeto de Fe, y que no tenían por qué haberse metido con ello.  ¡Más reacciones, diversas si es posible, por favor!

-Pues ya que se han puesto a descubrir que no existe el punto, ni la línea como serie de puntos, se podían haber puesto a decir que no existen tampoco los números.

A-Ya; pues eso, no: los números, los digitales, son imprescindibles, y el juego de sí o no en el que está fundada la numeración digital, ése no puede fallar nunca; es el ejemplo de sí/no presentado de la manera más concreta, y eso no puede fallar.  Les parece que en cambio, como tú misma has dicho, a lo mejor los números sí existen, y efectivamente ésta es una especie de presunción, de ilusión, muy notable, porque no es verdad, aquí lo sabemos, los números no existen tampoco; como el sí o no, como el todo y el nada, pertenecen a los ideales, y intervienen en y están rigiendo continuamente las cuentas de los hombres y el mundo de la Realidad, pero no existen de por sí; no existen de por sí, son mecanismos que vienen de Arriba; los números naturales, no hay por qué meterse con los reales, porque ya los naturales efectivamente en cuanto a la pretensión de existir no hacen más que armar un lío.  

-Para pensar también un poco bien sobre estos señores, a lo mejor es simplemente un reconocimiento de su limitación, es decir, “nos gustaría que llegara un momento en que pudiéramos configurar una máquina que pudiera admitir el concepto de infinito, pero la técnica hoy, o la técnica a la que nosotros somos capaces de llegar, no es capaz de entender ese concepto”.

A-Está muy bien que quieras defenderlos.  No puede ser, es mentira, porque ellos tienen un Futuro naturalmente, y en su Futuro no figura para nada ninguna Inteligencia Artificial que vaya a dar cuenta ni de infinito ni de los números para nada.  En su Futuro, que ellos hacen esplícito en sus propios programas, está el conseguir hacer esto de una manera cada vez mejor, y mejor quiere decir más capaz de que la Inteligencia Artificial pueda servir para la toma de decisiones; así que para nada caminan hacia del desarrollo de otras inteligencias artificiales que intenten habérselas con el infinito.

-¿Pero por qué no es compatible una inteligencia artificial que sea capaz de tomar decisiones con una inteligencia artificial que si la técnica lo permite pudiera admitir el concepto de infinito?

A-Yo no veo cómo podría ser eso.  Dejando aparte que ellos no van hacia ahí, pero planteándolo en general como lo haces, yo no veo qué sentido podría tener eso; nuestras inteligencias, que no son artificiales, no son capaces de concebir eso sin engañarse, y una inteligencia artificial mucho menos, desde luego.

-¿No hay cierta intuición de infinito en nuestras inteligencias, cierta capacidad de comprender?

A-Si nosotros, que no la tenemos tan configurada, somos por supuesto incapaces de pensar en eso más que engañándonos, más que mintiendo, y sobre ello volveremos, la Inteligencia Artificial mucho peor todavía.

-De todas maneras, esta gente no sé cómo lo plantea, pero los que manejan ordenadores al final nos olvidamos de que estamos tratando con entes discretos, porque pintamos cosas que se las ve muy lisas, muy continuas, y de alguna manera llegamos a una especie de manejo de lo continuo, y por tanto del infinito, una familiaridad.  Sabemos que no, pero al final trabajamos ‘como sí’.  Por ejemplo, hace unos años surgió un algoritmo de la trazada de Fourier, y eso trasforma el tiempo en la frecuencia, y entonces eso se puede hacer en el Tiempo real, y entonces () al entorno como si fuera oír música.  Es decir, que es cierto que no hay infinitos, pero se trabaja con ordenadores ‘como sí’.

A-‘Hay’, ¿eh?, no ‘existe’; ‘hay’ infinito, y lo que una Inteligencia Artificial tiene que hacer, como tú muy bien dices, es ‘como sí’; es decir, lo que hacemos en la vida corriente, que es ‘como si’, es decir, como si fuera verdad que una oveja es una oveja, como si fuera verdad que una legua es una legua, y todo lo demás; hacer como sí, solo que mejor, más fino, hasta llegar a dar la apariencia de continuo.  Efectivamente, ya al agente artificial de origen se le puede enseñar a imitar el continuo, no cabe duda, es decir se le puede invitar a producir parábolas que estén hechas de trocitos, pero tan pequeños que después cuando surjan parezcan una parábola de verdad, ¿no?

-Pero en estos tratamientos parece que hay como una especie de renuncia a cuestiones como el principio de incertidumbre y todo eso, y incluso lo que ha dicho él de la lógica borrosa.  Últimamente se ha estado dando un avance no diríamos que irreal, pero sí como de salirse de sus casillas, dentro de los físicos, ¿no?, y entonces esto es como una anulación del disimulo, es decir, se trabaja endogámicamente con unos ingredientes que están aquí, en un Universo, en un conjunto cerrado, que es el software o lo que sea eso, no lo sé, y que va a trabajar endogámicamente con eso, y que no podemos tener el disimulo de ‘como sí’.

A-Bueno, dejémonos de endogamia: es hacer lo del ‘como sí’, pero más perfecto cada vez.  Dejémonos de todo lo demás, y vamos a ver qué más reacciones, por favor, que hay muy pocas.

-Yo creo que se puede decir, si no ahora, con las proyecciones que hay en el Futuro, que una máquina puede ser más capaz que un ser humano a la hora de tomar decisiones en el ámbito del que trate.  

A-Ya lo es; en muchos casos de ciertas decisiones ya lo es, porque en memoria, en almacenaje, nos superan con mucho hace mucho tiempo, no podemos compararnos ni en memoria ni en rapidez para el recorrido del almacén; no podemos compararnos, ya en eso nos superan muchísimo, de manera que de eso se trata efectivamente, que el agente artificial haga mejor esta trampa de hacernos creer en la verdad de la Realidad, la haga mejor que la hacemos nosotros, y que eso a su vez repercuta sobre el agente humano para que se acostumbre (por si hacía falta todavía acostumbrarlo más) a creerse eso, a tragarse esa mentira.  De manera que no cabe duda.

-Ese temor ya lo espresan los autores de Ciencia Ficción.......

A-¿Qué temores?

-El temor de que las máquinas suplanten......

A-¡A mí me importa un carajo eso!  Sin ningún Futuro que valga, ya he dicho lo que nos superan con mucho hace mucho tiempo, de manera que en cuanto a la capacidad para tomar decisiones en ciertos campos, pues ya están, lo hacen mejor; lo hacen mejor, de manera que no hay por qué andar esperando a ningún Futuro, que es una especie de cuento de ellos, que ya sabéis que el Futuro no es nuestro de aquí de la tertulia, el Futuro de ellos, de los del Poder, no hay más Futuro que ése.  El Futuro es la muerte, y es a eso a lo que nos quieren someter con todo lo de las tomas de decisiones y demás.

-Pero precisamente lo que hay que parar mientes es en el término ‘toma de decisiones’, porque yo no oigo más que eso en la Pedagogía, en la Universidad, en todos los sitios. Parece que es la frase del Régimen por escelencia, y entonces quiero decir que está el fundamento de todo esto, que es ¿por qué la necesidad de tomar decisiones, y no esperar a que la decisión le tome a uno?

A-Pues ya sabes, ya ves que por eso hemos dicho que es un caso estremo de fidelidad al Régimen y servicio a su intento.  Efectivamente, ¿qué es lo contrario de la toma de decisiones?: pues esto a lo que aquí intentamos políticamente dejarnos llevar: las dudas; las dudas, la indecisión.  Hemos venido a fuerza de darle vueltas desengañándonos, esperaba yo, de cualquier asomo de verdad en la Realidad; que ese casamiento no cabe, y por tanto que para acercarnos al desengaño (que al fin y al cabo al mismo tiempo quiere decir la rebelión contra el Poder, contra el Orden), para acercarnos nuestro istrumento es la indecisión, la duda; la duda, la indecisión, de manera que en eso justamente aquí estamos en una especie de contubernio que va contra el Régimen, porque para el Régimen lo esencial es eso: todo con vistas al Fin, al Futuro, a la Muerte; toma de decisiones que vayan rectas, o lo más rectas posible, hacia ese Fin, el Fin perseguido, un fin detrás del otro, hasta el último: “¿para qué vamos a entretenernos con curvas, con dudas, con indecisiones, cuando de lo que se trata es de llegar lo más derecho y lo más rápido posible al Fin?”.  Supongo que esto vuelve a dar un poco un recordatorio del sentido de lo que se supone que aquí en esta tertulia estamos haciendo, y por lo que he sacado este ejemplo.  Lo he sacado con un poco de pesar, porque parece que no merece la pena, porque me parece que el tinglado de rechazar las Matemáticas se lo han sacado para hacerse propaganda, porque hay por el mundo ya cantidad de ingenieros del conocimiento y artificiales y eso, pero bueno, esperaba que hubiese servido para despertar todavía más reacciones.

-Se me está viniendo una cosa a la cabeza con esto de los ordenadores y la Inteligencia Artificial, y el Desarrollo que va a más y a más, y el Progreso, que podrían llegar a tal inteligencia que incluso podrían tener tertulias.

A-¿Una como la que tienen esos señores ahí fuera?   

-Una tertulia en la que dirían que la Realidad es todo lo que hay, y no se saldrían de ahí, no podrían salirse.

A-Sí, sí, pero ya comprendéis que cuando una tertulia se dedica a lo contrario que nosotros, es decir, a confirmarnos en que la Realidad es todo lo que hay, eso inmediatamente se vuelve aburrido, y la tertulia se va al carajo, ¿no?  Ésta se sostiene porque no lo hacemos; ésta se sostiene tantos años sin duda porque no lo hacemos, porque si viniésemos a predicar algo así como que la Realidad es todo lo que hay, en vez de descubrir que es mentira, entonces esto habría caído en el aburrimiento de lo consabido desde hace mucho tiempo.

-Parece ser como que estamos juzgando que estos señores lo que tratan es de hacer un camino más recto, y que el camino ése recto que ellos van a coger damos por hecho que es más real que si utilizan las Matemáticas dando más vericuetos.  Tal vez en un futuro nosotros no sepamos, pero igual ellos llegan a otra menor Realidad que la que se llega a través de las Matemáticas.  No lo sabemos.

A-No te entiendo.  Lo que consiguen no es que sea más real ni nada: consiguen que sea más rápido, porque más rápido que una recta no hay.  ¡Pero parten del fin!  ¡Y el fin es antes que el principio!  No te armes líos, no cabe pensar en ningún tipo de principio si no está establecido el fin.

-Es que realmente me molestan las Matemáticas, me confunden, y entonces a lo mejor...

A-Eso ya son sentimientos que no tienen por qué contar aquí; supongo que no te molestarán por lo que a estos señores, confío; confío en que no te molestarán por lo mismo.

-Es que me confunde, no la entiendo bien una integral, el concepto de integral me....

A-Pero bueno, te digo que no será por lo que a estos señores les molesta; lo que hemos estado tratando de ver es por qué a estos señores les molesta, y la verdad es que mi sospecha es que no les molesta tanto, sino que tenían que lucirlo para que los periódicos de Castilla y León lo lanzaran al aire.

-Para ser sensatos, nadie en su juicio puede decir que no a las Matemáticas, y ellos lo saben bien y las emplean muchísimo; será sólo algunos aspectos de ésos infinitos los que les molestan, pero qué duda cabe de que cualquiera que trabaje en ordenadores y en todo, maneja Matemáticas, luego no pueden decir que no, no puede ser.

A-Lo que pasa es que ésa parte de la Matemática a la que ellos se refieren cuando hablan de los reales y eso, no tenían por qué haberse acordado de ella; era mi sospecha de que lo han sacao para llamar la atención.

-Yo creo que volviendo un poco a la superficie, y al artículo en concreto, nos tiene que dar una pista el hecho de que una noticia como la de que las Matemáticas tengan errores aparezca en el Diario de León; eso tenía que aparecer en un nivel estratosférico de noticias, ¿no?, o sea, que el Diario de León con todos mis respetos.......

A-A eso aspiran ellos; han empezao por donde podían, pero seguro que tampoco les costaría mucho más trabajo que una cosa parecida saliera en el ‘Times’; podría el Times sacarla sin ningún inconveniente: si uno de los centros con los que ellos se relacionan, creadores de Inteligencia Artificial en Inglaterra, les diera por ahí, por buscar una manera llamar la atención, pues decir que las Matemáticas no, eso es ya escandaloso inmediatamente.  Sí.

-Yo me he leído algo de Literatura de ésta, y pienso efectivamente que lo de las Matemáticas lo han usao para armar un poco de escándalo, para ver si les hacen caso, pero al mismo tiempo se han comprometido en el asunto, porque prometen una especie de números múltiplos acotados por arriba y por abajo, que por desgracia no he podido enterarme de a qué llaman ésa especie de números múltiplos acotados por arriba y por abajo.  Y en la información también nos esplican algo de la Geometría: como el plan éste está unido a salvar a los niños de lo que pasa en las escuelas, probablemente es un buen negocio proporcionar al niño unos números que se desentiendan de infinito, y unas figuras que se desentiendan del punto, y que se espliquen en la escuela; a lo mejor eso es un buen negocio ahora.

A-Sí, sí, la Pedagogía siempre viene bien para sostener el negocio.  Yo tampoco he podido entender con precisión qué son los números múltiples acotados por abajo y por arriba.

-El infinito y el infinitésimo utilizables, eso es; multiplicar por mucho y dividir por mucho.

A-Pero que ya no se llamarían así.  Por supuesto, sean cualesquiera, yo creo, Caramés, que tienen que ser dígitos, no pueden ser otros números.  ‘Multiples’ probablemente querrá decir ‘de múltiple aplicación’, y ‘acotado por arriba y por abajo’ quiere decir acotados, no por infinitésimo ni por cero: acotados según las disponibilidades del agente, de la inteligencia artificial, es decir, en un tramo lo bastante amplio para que pueda dar cuenta de cualesquiera necesidades que se presenten en la práctica.  No creo que puedan ser otra cosa, no hay que hacerse....

-En un momento determinado ellos hablan de desarrollar en esos programas una Ontología del Espacio y del Tiempo, cosa que también se me escapa, porque...

A-¡Ah, sí!  Lo han cogido ya de norteamericanos e ingleses, que hablan de ‘Onthology’, y les ha gustao mucho el término.

-Ellos tienen mucha Literatura de esa, mucha Propaganda de esa.

A-Cuando veo ‘Ontología’, y veo un poco cómo es su intento, uno ve que lo que quiere decir es el vocabulario, el vocabulario de nombres especialmente que en su lenguaje especial hayan desarrollado, no puede ser otra cosa; es la Ontología que se nos vende también a la gente corriente cuando se nos quiere hacer creer que las cosas son de verdad, y creer que los significados de alguna manera son esactos; que por el hecho de que efectivamente sirven para ir tirando, lo cual es evidente, los significados de las cosas, y de la Ontología, por ese hecho además es verdad, que es justamente a lo que aquí nos negamos: sirven para ir tirando, son aproximaciones suficientes, pero al mismo tiempo la verdad de eso es una mentira, justamente la mentira contra la que aquí estamos.

Bueno, tenía que recoger más cosas.....  Bueno, seguidle dando vueltas, el día que viene volveremos sobre ello un poco.  Pero tenía muchos deseos de pasar desde aquí a la cuestión del Bien y el Mal, es decir, a hacer recordar un poco que en cierto modo por encima de las cuestiones metafísicas y contrametafísicas, y por encima de las cuestiones lógicas, a pesar de todo vuelve en esos niveles a aparecer la condenación a Bien o Mal; lo cual se os hace muy evidente si os preguntáis qué es lo que aquí estamos haciendo.  ¿Cómo vais a libraros de pensar si lo que aquí estamos haciendo está bien, o está mal?  Porque no puede menos de oponerse a lo que están haciendo, pues los diputados en un Congreso, a lo que están haciendo en general los Medios de Formación, a lo que se está haciendo por doquiera, porque desde luego no tenemos más remedio que decir que si lo que hacen los ministros, los educadores, los periodistas, los filósofos, los científicos al servicio, está bien, entonces lo que estamos haciendo aquí está mal, está muy mal; y si por casualidad lo que estamos haciendo aquí está bien, entonces todo lo que hacen todos esos señores, como lo decimos todos los días, está mal, es mentira, es vil, es un servicio...... , todos los insultos que les decimos a la Organización del Poder todos los días aquí.  Es una cuestión de la que aunque parezca que uno se desprende, no acaba nunca de desprenderse; vuelve a aparecer esta cuestión aparentemente moral cuando te has cargado todas, y desde el punto de vista de lo que es esta tertulia, que es política del pueblo-que-no-existe contra el Poder, que sí existe sobre el pueblo, pues no nos podemos desentender de la cuestión, y tendremos que darle algunas vueltas, ¿no?   ¿Qué fundamento tenemos para decir esto a lo que llevamos aquí doce años dedicándonos, que es a desmentir las informaciones que se nos imponen acerca de la Realidad, y de los fines, y de la muerte, y todo lo demás?  ¿Qué fundamento podemos tener? ¿Dónde nos apoyamos para dedicarnos a esto como si esto fuera lo bueno?   Porque respecto a las otras actividades conformes con el Régimen y colaboradoras, eso ya se sabe en qué se apoyan: se apoyan en el propio Régimen que las subvenciona, que las premia, que las hace desarrollarse, de manera que el problema se plantea de una manera distinta.  Tenéis por tanto que darle vueltas a qué fundamento tenemos.

Habría que intentar distinguir un poco, y decir por ejemplo que en este tipo de cosas que nosotros somos, los hombres, la desproporción entre una actitud y la otra es avasalladora; supongo que eso se puede decir, es una cuestión parece que cuantitativa o de cómputo, eso se puede decir: ¿cuántos son los que creen que es bueno el Orden, la Paz, el Progreso?, por poner alguno de los títulos de lo que más se vende: el Orden, la Paz, el Progreso.  ¿Cuántos hay que por tanto creen en la verdad de la Realidad, y en que la Realidad es todo lo que hay, y que les dejen de otros cuentos?  ¿Cuántos hay?: no los podéis contar, pero desde luego creo que podéis decir “la mayoría”, o incluso “casi todos”, ¡qué duda cabe!, sobre todo si tenéis en cuenta que incluso entre los que estáis aquí, dentro de la propia almita de cada uno hay una mayoría a la que le gusta el Orden, la Paz, el tragarse lo que sea con tal de subsistir, de manera que se puede sin duda decir “la mayoría”.  ¿Ése es un motivo para pensar que aquí estamos haciendo bien?  Hombre, desde luego está claro que el Poder se funda en esa sumisión de la mayoría!; en el Régimen más desarrollado, en la Democracia, el Régimen que hoy padecemos, de la manera más descarada, porque ahí se hace pasar la Mayoría como todos en cualquier momento; es decir, que el salto ése de que hablábamos antes del muchos muchísimos al todos, la Democracia lo da tranquilamente todos los días: una mayoría suficiente basta para que la toma de decisiones esté justificada sin más ya, sea en votaciones, sea en lo que sea, de manera que cuentan con eso.  Está claro que el Régimen por tanto se mantiene de eso, se mantiene de la Mayoría, es decir, de que la mayor parte de nosotros somos sumisos, nos gusta, creemos en el Orden, en la Paz, y todo lo demás,  y por tanto estamos dispuestos a creernos que la Realidad es verdad, que la Realidad es todo lo que hay; se funda en eso.  ¿Ése es el fundamento para que aquí por el contrario, por el sólo hecho de esa trampa que hace de la Mayoría todos, tengamos ya motivos para hacer al contrario?  ¿Bastaría con eso como fundamento?  No parece que uno se quede muy a gusto con eso, pero tenéis que pensar también en esa posibilidad. 

Para que planteéis el problema.......Estoy ya pensando que se está acercando la hora, y esto va a quedar para el próximo día, ¿eh?  Para plantear esto con más claridad tenéis que distinguir entre las cosas en general, las cosas......  Ya sabéis que cosas son eso que nos vemos obligados a decir después de ‘hay algo’: ‘por el hecho de que no puede haber una, hay cosas’, que por tanto no es una pluralidad contable, es una pluralidad indefinida, que sólo cuando se imponen desde Arriba ‘todo’, ‘nada’, ‘números’, se convierte en una Realidad.  De manera que por un lado tenéis que pensar de las cosas en general, de las cuales nosotros por un lado somos un tipo, somos cosas, y  por otro lado plantear la cuestión respecto de la característica de este tipo de cosas humana.  No se plantea igual.  Respecto a las cosas sometidas a convertirse en Realidad, entre las cuales nosotros si nos dejáramos podríamos sin más figurar como un tipo de cosas, para ésas la cosa es sencilla de decir, es la contradicción desnuda: cualquier cosa tiene por un lado que creer en el sí o no, subsistir, seguir siendo la que es, y esto implica la creación, la invención de el Tiempo, y por otro lado no puede menos de sentir un abandono, una pereza, una hartura de la propia Ley de ser la que es, que la lleva a deshacerse continuamente.  Para las cosas corrientes esto se da así, y a nosotros en cuanto cosas, como si no fuéramos más que cuerpo y alma y eso, también esa misma contradicción.  Pero nuestra característica hace que eso se lleve a un estremo, porque entonces ya se introduce eso que parece nuestro, que es el saber lo que no hay, es decir, saber la muerte que no está aquí nunca, como futura, y por tanto es propio de nosotros la creación, con ese saber de la Muerte, ese saber del Fin, de una especie de espacio vacío desde el Fin hasta aquí, hasta donde estoy, y por tanto la trasformación de las memorias que podían estar pasando ahora y siendo tan ahora como cuando pasaron, su trasformación en un almacén de datos, en fechas, en registro, y esta manera de llevar las cosas al estremo, ésa ya es humana.  Sea lo que sea de lo que nos pase como meras cosas, que ya lo he dicho con lo de la contradicción, hay que tener en cuenta qué es lo que nos pasa cuando tenemos en cuenta la Muerte Futura, la Fe en el Fin y demás.  El problema de qué es lo que está bien hacer, y qué es lo que está mal, tiene que plantearse pues así: para las cosas, pero también para nosotros en cuanto sometidos a la Fe en el Fin.  Son sin duda resultados distintos. 

No os voy a pedir que traigáis la solución el próximo día, y que me digáis si lo que estamos haciendo aquí está bien o está mal, y si lo que hacen los creyentes en el Orden, la Paz, el Progreso y demás está bien o está mal, porque la cosa no es tan simple, y creo que no la he planteado de una manera tan simple; os la he dejao planteada así, de una manera relativamente compleja, para que le sigáis dando vueltas, y si el Señor nos deja dentro de siete días, pues iremos viendo qué es lo que ha dao de sí.

  • Tuenti
  • Linkedin
  • Recomendar este sitio web
Copyright © 2019 Editorial Lucina S.L. - Precios IVA incluído
Rúa de los Notarios 8
49001 Zamora (España)

Tlf. y Fax: +34 980 530 910
Contactar

Este sitio utiliza cookies para ofrecer una óptima navegación. Al hacer uso del mismo, se acepta el uso de las cookies. Más información

Continuar